PINTURAS

Los juegos y los sueños. Neptuno. Naturalezas.
Sálvese quien pueda!!!!!
Esta frase aparece escrita en la cuña de un bastidor de un pintor de vírgenes en un pueblo abandonado. Que alguien conoció. Está en una ladera inclinada como un cartabón.
Las pinturas de Merche Olcina, Madrid 1955. Se inclinan y tienes que trepar para verlas. Se desorganizan como un juego de canicas , agrupan colores, flores, magma, detritus, columpios… Salamandras disecadas en su selva particular azul.
Aduanera por momentos, oriental a veces, muchos paisajes superpuestos, formando una tira irónica. Olcina es un poco tortuga – apisonadora de la pintura, retrocede sin ningún miramiento para pintar otra vez nuevos espacios, nuevos y viejos relatos de color.

 

Madrid, abril 2015

 

- Santiago Rodríguez del Hoyo -